miércoles, 13 de noviembre de 2013

Adiós regalo por ese magnífico nueve... tal vez

Planeaba visitar a alguien en este puente. Estaba muy entusiasmada.

Estaba. Ya no.

Ese alguien ahora tiene un pequeño conflicto con el cual lidiar y si soy honesta, no tengo ganas de pretender que entiendo el problema, porque no lo entiendo y egoístamente, no quiero entenderlo.

Eran como unas jodidas mini vacaciones que me había ganado a pulso por tanto estrés gracias a los jodidos exámenes y maldecir a diestra y siniestra a todo el profesorado que me imparte clases. Pero alguien tuvo que arruinar mis planes, haciendo pasar un mal rato a otro alguien. Ese otro alguien que es mi alguien con quien había creado un montón de planes a realizar y que ahora se van por el caño.

Me importa birip-birip que ese otro alguien alegue que no es verdad, que se encuentra bien y que la pasaremos genial de todas formas porque eso es una vil mentira redonda. ¡Já! Yo lo sabré, como en aquella ocasión hace años, cuando la desoladora depresión que me invadió producto de la muerte de Alois, ni  la maldita película que tanto había deseado ver y por la que fui al cine, fue rival contra el deceso de mi rubio sol. Con éxito engañé a quienes me rodeaban, pero me lo pasé fatal. Así que lo mismo va para ese otro alguien con quien ansiaba pasar esos tres días.

Da igual, se supone que ahora debo ser comprensiva y no centrarme en las mini vacaciones arruinadas con las que iba a pasarla en grande con mi alguien, sino en los sentimientos de mi alguien con quien iba a pasarla en grande en las mini vacaciones ahora arruinadas.

Y otro, otro alguien me pregunta "¿Y vas a ir?"

La verdad no lo sé. Me río y le respondo:

Habrá que consultarlo con la almohada.

... Bueno, no realmente. Si bien me gustaría no ir ver el estado semi zombie que debe tener ese alguien, las ganas por reír con ese alguien, hablar con ese alguien, salir con ese alguien y llevarle galletas de una panadería muy conocida de por acá a ese alguien me hacen dudar. Además, claro, de quejarme sobre un montón de cosas con ese alguien.






*Sigh*...

Supongo que no será necesario consultarlo con la almohada. Ahh, simplemente no puedo ser igual de egoísta que en el pasado, como lo era antes de conocer a ese alguien. Habrá que sacar a relucir mis mejores cualidades y hacerle sentir bien, intentar comprender por lo que está pasando y ser fiel a la amistad que hemos forjado.

Sin embargo, una parte de mi grita molesta:

«Claro, después de todo siempre he sido yo quien ha funcionado como un: Todo va a estar bien, yo estoy aquí, aunque no sea lo mismo y tú me lo recalques. Está bien.

Soy yo la que intenta hacerte feliz y muchas veces no soy capaz de lograrlo, pero sí he tenido éxito en otras ocasiones. Entonces, por una maldita vez en la vida, ¿podrías complacerme? ¿podrías hacerme un regalo que sabes me  hará muy feliz? No sé, quizás, ¿un jodido fic? No vas a gastar ni un puñetero centavo, te lo aseguro.

Por dios, no vas  a morirte por escribirme una jodida historia basada en personajes de anime. Tampoco te va a dar cáncer ver 12 capítulos de una serie para darte una idea de que va todo.

Te hago saber lo MUY feliz que me haría que me escribieras algo, porque yo siempre he admirado la forma en la que redactas y secretamente, antes anhelaba poder escribir como tú.

Pero las cosas no son así. Tú no vas a hacerlo. Tampoco es como si te fuera a obligar. Así no funcionan las cosas.

¡Grrrr!



Blablablablablabla, ¡BLABLABLABLABLAAAAA!.»

 Este argumento casi me convence, pero entonces... entonces, casualmente me encuentro con esto:

"... Soy de verdad muy feliz de haberte conocido =), es.. extraño, dispar y maravilloso... Es curioso como los polos opuestos en realidad se atraen, ¡y con qué fuerza! Somos completamente diferentes pero supongo que eso hace que compartamos más y aprendamos más, cada una pone lo que la otra no sabe, y así, hasta llegar a un complemento. A pesar de las diferencias y los malentendidos y todo eso.... es... Es lindo, ¿sabes? No tenía idea de lo que era una amistad sincera y desinteresada hasta que te conocí n.n . Es como "eso" que siempre has deseado, pero no sabías que en serio existía... y mucho menos podías imaginar cómo sería si fuese real. Vamos que explicarlo... es complicado y ... y tú entiendes.. =) (y sabes lo q intento decir xD) Ejemm.. cof...
Gracias chica, de veras =), por todo... y por nada tb!..."


Y ya no me importa que ese alguien, mi alguien, no le interese escribirme fics, o ver anime, o entender mi lado más incomprendido, extraño, friki y obsesivo. Porque yo le quiero y eso está bien.

Las cosas están bien como están.

Iré a pasar las mini vacaciones no tan arruinadas con ese alguien. Quiero reír, platicar y jugar.

.
.
.

BTW me quemé con la maldita sartén mientras hervía una papa.

lunes, 11 de noviembre de 2013

Reportándose

Me he hecho una cuenta en Tumblr, pero no sé por qué no me siento con mucha confianza para escribir sandez y media allí. Tal vez tenga que ver con una chica que me pidió esa cuenta y qué, muy recelosamente, no le he proporcionado. Será mejor que publique todo lo que me gusta y sé que el resto no entenderá... el resto de ellos, las personas normales que conviven conmigo allá en ese lugar.

Pues bien, creo que recientemente no me ha ido muy bien. Tengo un jodido bloqueo de escritor que me pone de un humor. Es que, las ganas por escribir un delicioso Thorki están que me matan pero sencillamente no logró hilar más de cuatro palabras que guarden sentido. Simplemente visualizo la escena, siento las sensaciones, las emociones, esos sentimientos que mi imaginación fácilmente me comunica al pretender que soy el personaje. Pero ahora, mi jodida mente me juega estás cartas impidiéndome escribir a mi antojo. Creo saber que es por la escuela... últimamente he estado teniendo problemas con francés y alemán, así que tampoco es como si debiera quejarme por no poder escribir, porque "gracias" a eso, he podido dedicarme un poco a los estudios.

... pero no, no, mis deseos por flojear y escribir cuanta idea se me venga crecen y me intoxican. Me gusta tanto el thorki y el aloisxhannah. Ahhh, el aloisxhannah que es mi veneno y cura mi alma friki, con toneladas de miel y hojuelas. Ah, ese par tan delicioso.

Mis queridos lectores invisibles, ¿qué puedo decirles? Aquí, a mitad de mi cuarto en penumbras mientras mi compañera de habitación duerme, no puedo decir mucho.

Ya luego, y lo prometo, escribiré una buena entrada que los haga felices o me haga feliz a mí.

Pronto, aunque nadie me lea. No importa.